Phòng khách by Nicolas Loi + Arquitectos Asociados

La lámpara adecuada para potenciar el diseño del living.

Fabrizio Romero Carvajal Fabrizio Romero Carvajal
Google+
Loading admin actions …

Cualquier profesional conocedor del tema recomendará siempre tener una buena iluminación, ya sea un arquitecto o un diseñador ellos saben que más allá del diseño que haya en una habitación, el estilo y las texturas, nada de eso valdrá la pena si no está la elección de una buena lámpara o hay una planificación adecuada para obtener iluminación natural. Por ello es que aquí estableceremos algunos parámetros para hacer lucir cualquier espacio. 

Sea para un proyecto minimalista, uno moderno o uno rústico, todo se verá influenciado por la luz correcta, para generar buenas atmósferas y para que cada lugar se sientan cómodo respecto a los actos que se propone. Porque no es lo mismo un baño con luces cálidas, o una sala de estar con luces frías, todo hará cambiar las atmósferas y cómo el propietario se siente en su propia casa.

Aquí Homify te arma una guía para que cualquier living saque adelante un diseño planificado usando la luz correcta.

Lámparas integradas.

La lámpara no sólo es un objeto de iluminación, también lo es de diseño y por ende siempre tendrá que tener un correcto diseño y una manera correcta de aplicarla en cualquier atmósfera. Toda casa es integrada con extensión directa para integrar Aplique, que son luces con pantalla integradas a muros y techos. Desde allí hay diversos modelos que pueden servir para los distintos casos:

Lámparas de muros: Son ideales para generar una luz indirecta o por reflejo, tanto hacia el techo, reflejándose en los muros o incluso con pantallas opacas que matizan la luz. Las hay en diferentes estilos, e incluso muchas de ellas con una estructura giratoria que permite adaptar la ampolleta a la dirección que se necesita. 

Estos casos son ideales para generar un ambiente muy amplio, con una luz homogénea y en donde el living casi no tiene sombra. 

Lámparas de techo: En estos casos la luz puede tener dos caminos. El primero es el reflejo amplio, que con una sola ampolleta se puede lograr iluminar la totalidad de la habitación esto gracias a la posición de la luz, que generalmente es el centro de la habitación. U obtener una iluminación con foco, ya sea con una lámpara colgante o un apliqué de foco, estos casos son ideales para zonas de reunión o direccionar la visión a un punto específico. 

Esto es especial para disminuir la cantidad focos de luz en una habitación, reducir el uso de lámparas en un living, o mantener una atmósfera sutilmente sombreada. 

Lámparas de apoyo.

Pero a pesar de integrar en el living luces en los muros y techos, siempre es bueno complementar esa iluminación con pequeñas zonas escogidas con lámparas independientes. Estas siempre tendrán la función de: iluminar una esquina a la que no llega la luz, complementar un rincón con uso interesante (un escritorio o una zona de lectura) o acentuar una decoración.

Lámpara de pie: Son ideales para aquellas zonas del living que tiene poca iluminación o cuando la iluminación con la que viene la casa no llega a ser suficiente. Pues las lámparas de pie logran una luz homogénea y muy amplia. 

Lámpara de mesa: Ideal para escritorios, para mesas de arrimo o mesas de noche, en cualquier caso el living tendrá un complemento lumínico que logrará una atmósfera más sobria y elegante. 

Luces led: Parte de la nueva tecnología que podemos encontrar hoy en las luces, los diseños de lámparas led tienen tantos diseños y tamaños que pueden servir desde iluminar muchas cosas con luces diminutas para lograr una atmósfera similar al uso de las velas. 

¿Qué tipo de luz elegir?

En el mercado existen dos tipo de luces artificiales, la luz cálida y la fría, ambas muy distintas en precio y calidad, y resultados para cualquier atmósfera. La elección de esta dependerá del uso que se le dará a la habitación y el efecto que se quiere. 

Luz Cálida: Para identificar este tipo de ampolleta sólo hay que observar el color que genera al encenderse, siempre es en un tono amarillo o naranjo, dependiendo de la intensidad. Este color genera que los espacios a los que se encuentra en iluminación tengan una atmósfera cálida, muy relacionada con los tonos madera, tonos rojos y con espacios enfocados a la reunión o al descanso. 

Luz Fría: La manera más fácil de identificar este tipo de luz siempre será el color, en este caso un tono blanco y a veces algo celeste. Este tipo de ampolleta se encuentra en muchas versiones, y en el último tiempo, son las que generan menos gastos en casa, iluminan más y su potencia es menor. Sin embargo el tono de luminiscencia es ideal para lugares que requieren una iluminación homogénea, como la cocina, los baños, las zonas de lavandería e incluso sirven para espacios de exterior. 

Atmósferas correctas para un living.

El buen diseñador siempre elegirá la luz de acuerdo a la atmósfera que se quiera lograr, un living o sala da estar puede tener muchas formas de enfrentarse a una casa, pero sin duda su objetivo principal siempre será la reunión, el compartir o simplemente descansar. Por ello es que la mejor opción siempre será las luces cálidas. Si en la habitación hay apliques que proyectan la luz, en tal caso sirven ambos estilos de ampolleta. 

Si se quiere obtener una atmósfera de homogeneidad, con poca luz, la luz fría puede servir mucho, en especial si es una habitación con colores cálidos, y en donde el estilo permite desvanecer esa sensación fría de este tipo de ampolletas. 

El complemento al color y la textura.

Para que la iluminación tenga éxito hay que considerar tres aspecto del living que modificarán totalmente el estilo de luz que se use, la ampolleta y cómo colocarla.

Living con colores: Luces en muros coloridos van perfecto, para acentuar esas zonas y lo vivaz de los tonos elegidos. Si hay tonos muy oscuros, allí, sin excepción debe haber una buena lámpara. Los muros negros o azules marinos vienen muy bien para dar ese aire elegante, pero en horas de poca luz, puede hacer ver cualquier zona demasiado oscura. 

Living con texturas: Si las texturas son demasiado rugosas, estuco o con muchas vetas de madera, es mejor optar por luces cálidas siempre, eso porque la sombra no es tan evidente. Si los muros son lisos, las lámparas de pie vienen muy bien y pueden incluso ir con ampolleta de luz fría si tiene pantalla colorida.

Living con materiales: Todo material va con cualquier lámpara, pero no con cualquier luz. Luces cálidas siempre se verán bien con materiales asociado a la madera, las frías con tonos oscuros y materiales planos como el acero 

Complemento al estilo.

Pero el living tendrá una buena iluminación siempre y cuando el estilo de la lámpara venga con el estilo propuesto. Debe haber siempre cierta consecuencia a la hora de elegir la lámpara correcta:

Diseño Industrial: Lámparas colgantes, de acero especialmente. Hay en el mercado desde $10.000 hasta bellísimas de acero de $40.000. Siempre escogiendo ampolletas frías para su mayoría 

Diseño Rústico: Lámparas de madera o derivados como el papel, el bambú o la paja. Aquí la terminación puede ser muy variada pero siempre será mejor escoger ampolletas cálidas. Su diseño puede ir desde $5.000 hasta $20.000

Diseño moderno: Lámparas con terminación metálica, o en tono negro siempre dan un aire muy moderno, donde la forma sea lo más simple posible. El precio puede variar mucho en el mercado, y van bien tanto para luces cálidas como para luces frías. 

Si te quieres enterar de más sobre la iluminación, tienes que ver este Especial casas pequeñas: ¿Cómo iluminar el living y comedor?

 Nhà by Casas inHAUS

Need help with your home project? Get in touch!

Discover home inspiration!